Caracterización y Ambientación

/Caracterización y Ambientación

Al igual que sucede con otros eventos de ambientación histórica, la organización del VICUS SPACORUM invita a todos sus visitantes a que se animen a caracterizarse con el objetivo de disfrutar, más si cabe, con las propuestas planteadas en el evento.

VICUS SPACORUM recrea la época en que galaicos y romanos convivían en Gallaecia. La gente puede optar por caracterizarse de uno u otro modo.

A continuación ofrecemos unas pequeñas orientaciones sobre las caracterizaciones celta y romana.

Atuendos

La mayor parte de la ropa usada por los celtas estaba compuesta por lana, cuero y ocasionalmente lino. La seda también pudo haber sido utilizada por los antiguos celtas ricos. La vestimenta básica consistía en un sayo largo, hasta el medio muslo y provisto de mangas cortas que a veces se adornaba con motivos geométricos. Esta vestimenta se cubría de una capa negra de lana para protegerse del frío y de la lluvia. Ceñían sus vestimentas con cinturones de cuero con apliques metálicos. No hay evidencia de que los antiguos celtas hayan usado faldas, como las famosas de los irlandeses y escoceses.

Las joyas jugaban un papel funcional y estético en el vestuario céltico. Los alfileres y broches fueron utilizados para mantener las capas en su lugar mientras que los mantos, pulseras del antebrazo y el famoso torque fue utilizado como adorno corporal.

El oro y la plata eran metales comúnmente utilizados, al igual que el cobre y otros metales atractivos. Tanto hombres como mujeres prendían sus cabellos con gruesos alfileres.

Hombre

Túnica: una camisa larga usada en la parte superior.
Braecci: pantalones.
Cinturón: uno para aguantar los pantalones y uno envolviendo la túnica.
Saquito en el cinturón: para enseres personales.
Zapatos
Capa: se lleva sobre los hombros.

Mujer

Túnica: una camisa larga usada en la parte superior.
Vestido: vestido hasta los pies, con o sin mangas.
Peplum: vestido de tubo sin mangas.
Falda: de caderas altas, de largo variable.
Cinturón: alrededor de la cintura.
Saquito en el cinturón: para enseres personales.
Zapatos
Capa: se lleva sobre los hombros.

Roma hizo de la vestimenta un símbolo nacional y de status social. Viendo a un romano por su vestimenta podríamos saber en cuestión de segundos si este es pobre o rico. Viendo a dos romanos ricos podríamos saber inmediatamente cuál de éstos tiene un cargo público, cuál de éstos es realmente un patricio y así una cantidad de distinciones considerables. La ropa en Roma no solo nos permite diferenciar al romano del no romano, nos permite diferenciar al romano del romano. La ropa era diseñada y creada para ser un símbolo de status y poderío personal.

Si hacemos una revisión histórica podremos ver que los elementos principales de vestimenta romana fueron adaptaciones de los atuendos de otras culturas. La toga de los etruscos, las túnicas de los griegos, incluso hasta el calzado. Esto no significa que lo tomaran tal cual lo encontraron. Los romanos, prácticos y eficientes, fueron moldeando las prendas para convertirlas en un emblema.

La lana era el tipo de material más utilizado para confeccionar las prendas, dada su abundancia y fácil manejo. Esto no quiere decir que no se utilizaran otros materiales. Dependiendo del poder adquisitivo de la persona en cuestión las prendas podían ser de algodón, lino o seda.

Los militares llevaban túnicas y togas pero adaptadas al uso y las artes de la guerra.

La túnica era la ropa común de la civilización romana, propia de ambos sexos, que se llevaba como ropa interior, ajustada al cuerpo. Constaba de dos piezas de tela las cuales eran cosidas a sus costados y se dejaba un espacio a cada lado para los brazos y otro para la cabeza. Algunas presentaban mangas y había versiones de mangas largas. Se ponía por la cabeza y se ceñía al cuerpo con un cinturón. Las mujeres vestían túnicas más largas que las de los varones.

Fue usada por los ciudadanos y los no ciudadanos igualmente; los ciudadanos, sin embargo, la usaban debajo de la toga, especialmente, en ocasiones formales. Aunque fue variando en el transcurso del tiempo, la túnica de las mujeres era generalmente más larga, pudiendo llegar hasta los tobillos (Tunica Talaris).

La túnica estaba adornada a veces con unas franjas de púrpura, clavus que llegaban desde el cuello hasta el borde inferior y cuya anchura denotaba el rango social del portador; la túnica de franja ancha, laticlavia era llevada por la clase senatorial; la de franja estrecha, angusticlavia correspondía a los caballeros. El general triunfador lucía la túnica palmata, bordada con palmas doradas, era una toga totalmente púrpura, lujosamente bordada con imágenes de personajes y eventos.

Entre las prendas que distinguían a los romanos se encontraba la toga, la cual se convirtió no sólo en una prenda de vestir sino que también en un símbolo nacional, ya que solo podía ser utilizada por un ciudadano romano. Aunque en el principio la vestían tanto hombres como mujeres, ésta luego pasó a ser de uso exclusivo de los hombres. Por otro lado las mujeres vestían la “palla” que era una especie de capa o velo que se podía armar como una toga, pero no era normal vestirla simulando una toga, ya que las prostitutas anunciaban su oficio utilizando una prenda similar a la toga por las calles.

El calzado tanto de hombre como de mujeres era el mismo, se diferenciaban en el color y el grosor de la piel. Desde una simple suela de cuero atada con correas, en casa usaban sandalias, solea; para la calle empleaban zapatos más fuertes, calceus; el calceus patricius era rojo; el calceus senatorius, negro. Otros calzados eran los zuecos, soccus, pasando por el cothurnus, bota, que cubre hasta media pierna. La caliga era el calzado de los militares.